De bosques y caminos. Susana Cattaneo

De bosques y caminos. Susana Cattaneo

Por David Antonio Sorbille

La trayectoria poética de Susana Cattáneo, es una demostración elocuente del factor creativo de un intelecto proverbial, aunado a una voz interior asumida desde la plenitud de una significativa sensibilidad.
En el anterior poemario: “Nostalgia de mí”,  Maria Amelia Diaz había subrayado la propuesta de esos magníficos poemas basados en la belleza y el dolor que se animan, se entrecruzan hilvanando historias de vida en un ámbito donde prima la melancolía y el virtuosismo forjador de singulares imágenes.
De ahí que, no otro resultado encontramos en “De Bosque y Caminos”, sino la coherencia de ese arte evocador de Susana Cattáneo, que consagra lo que venimos destacando.
Es así como nos dirá nuestra poeta: “A veces, algo tiene que recordarnos lo que fuimos, lo que forjó en nosotros la poesía, la propia, la de otros”, preanunciando ese itinerario marcado a flor de piel, y la palabra que lo expresa con absoluta fidelidad a un lenguaje que fluye como un manantial profundo y transparente.
Surge así el afán de contemplar los días, los instantes furtivos, los pliegues incesantes de un mundo que nos parece ajeno, distante,  salpicado de tinieblas que también presagian la estación de la oscuridad como las hojas muertas.
Sin embargo, la noche se ilumina, y aunque sea por un breve lapso, el espíritu de la naturaleza y la magia de la invocación revierten el estado de tristeza.
Los seres amados que ya no están, vuelven, se hacen tangibles al desconocer su destino de sombra, están ahí, se los puede percibir más allá de toda extrañeza; pues la historia es un memorial del pasado que alumbra el presente.
Ahora, todo palpita en una dimensión que sobrevuela el encanto y el desencanto del tirano calendario. Ahora, son los nombres propios los que alcanzan el cénit del recuerdo en la palabra. Son lenguaje viviente, materia que otorga futuro al ocaso, porque en ese reverso de la existencia, hay motivos, situaciones, circunstancias, que nos permiten mantener la llama de la esperanza.
Susana Cattaneo, sabe que el reto de la vida es difícil, que las penumbras no ahorran horadar nuestro camino, que hay llantos y lejanías inevitables, pero aún así, hay una certeza que nos impulsa a abrir nuestros brazos al hermano, porque como dice nuestra querida y admirada poeta, “a pesar de todo en algún lugar, sigue naciendo la vida”.
Y ése es, finalmente, el objetivo de este poemario que nos conmueve, pues su recurso maravilloso no es otro, que el de transmitir los sentimientos a través de una belleza lírica que nos gratifica el alma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑