El peligro de la verdad. Osho.

El peligro de la verdad.  Osho.
Traducción de Esperanza Moriones. Grijalbo.

Por  Sebastián Jorgi

Atrevido en sus apreciaciones sobre las creencias y sobre el tema Dios, Osho, con sus meditaciones, ha conmovido a esos lectores en busca de verdades últimas, ansiosos de lo trascendente. “Desaprender para conocerte” es el subtítulo de la tapa y la portada, de alguna manera, una advertencia contracultural, se me ocurre. Desaprender, desandar acaso los caminos muy transitados por el hombre hasta esta actualidad tildada de posmoderna, pero en constante crisis, tanto espiritual como económica. Se pregunta:¿ por qué la humanidad es cada días más infeliz en la actualidad? Y se lanza contra la pseudareligión, lo que denomina “el alma adherente” y reflexiona: “Para ver lo evidente debes tener los ojos de un niño, y nosotros cargamos con miles de años en nuestros ojos, están viejos, no tienen una mirada fresca, han aceptado cosas olvidando que estas mismas c osas son la causa de su sufrimiento”

Cuestiona, indaga, se pregunta y nos interroga al mismo tiempo, con ese movimiento brusco del pensamiento, una dialéctica que moviliza. Y no puedo esquivar las citas textuales, porque sino traicionaría el sentido de esta aproximación: “¿Qué opinas de la filosofía de la no violencia y particularmente de la costumbre católica de poner la otra mejilla?”

Otro tema es La politica y el ansia de poder, en el que Osho no se guarda nada:”

Cualquier político que quiera ganar las elecciones sólo tiene que hacer una cosa: decir tonterías en nuestra contra, eso será suficiente para ganar las elecciones. Y es lo que están haciendo todos los políticos, pero en verdad, su situación política no es tan estable, está en el aire” Más adelante cita una cartita de Indira Ghandi, nos habla de Nijinsky, tambiénde Stalin,–en contra– que mató a Trotsky, envenenó a Lenin y destituyó a doce miembros del Partido Comunista. Pero no todo es negativo en el “recuento” de Osho: cita la novela El último poema de Rabindranath Tagore, la que describe y analiza en una página. (Sería interesante conseguir esta novela, de estar traducida).

Al avance de El peligro de la verdad, me di cuenta de que estaba atrapado en ese mundo. Y podríamos inferir algún humor en sus reflexiones ácidas, realistas, lejos de ensoñaciones y cuentos rosas: “La verdad es peligrosa, peligrosa para todos los que han vivido en un cuento, una hermosa mentira, maravillosos sueños, utopías” ¿ Envíos del autor de Así habló Zaratustra? Está el espíritu de Federico Nietszche acicateando a Osho? Es el realismo crudo, en los bordes del nihilismo, infiero, que impele a este escritor a decir cosas fuertes.

“Nadie quiere que lo despierten en medio de un agradable sueño. Y la gente solo tiene sueños”, sentencia sin ambigüedades. Osho, me dije,–al leer y releer este libro violentamente polémico–dispara a quemarropa.

Y cuestiona. Cuestiona.

Sebastián Jorgi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑